Make your own free website on Tripod.com

Exhibición Martes 1° de marzo
Ciclo: “Lo arbitrario de los géneros”
Comedia
Sopa de Pato
dirigida por: Leo McCarey
 

Al tratarse de un género teatral con una larguísima tradición, la comedia se adaptó rápidamente al abanico de preferencias de los espectadores cinematográficos. Al igual que sucede con su vertiente escénica, la comedia acredita en el cine una cualidad satírica, bromista, burlesca, con una propensión más o menos marcada hacia el reflejo grotesco de las costumbres sociales. De hecho, la comedia proyecta el despropósito de ciertas convenciones, y en esta línea se fomenta en ella una línea carnavalesca, que logra la comicidad por medio de una interrupción del orden establecido, poniendo del revés las normas y desintegrando los criterios de urbanidad para, al final del espectáculo, restituir el orden que antes fue alterado.

Pese a recurrir con frecuencia a los estereotipos, la comedia cinematográfica incide en la singularidad psicológica de sus personajes, con frecuencia derrotados por un cúmulo de situaciones que, por azar, logran superar. A imagen de su contrapartida teatral, también el cine de comedia asume diversas tendencias, como la farsa, el vodevil, el sainete y la comedia sentimental, que adapta a las convenciones del lenguaje fílmico.

Frente al humor físico, dinamismo e impulso circense del cine mudo, la comedia cinematográfica opta, desde sus inicios, por el diálogo ágil y el juego de los equívocos. En los años treinta, Mae West en I’m No Angel, (1933) y W.C. Fields personificaron la comedia pícara tanto en los escenarios como ante la cámara. El absurdo surrealista fue plasmado en el celuloide por los Hermanos Marx en películas como A Night at the Opera, (1935), mientras que Cary Grant en His Girl Friday, (1940) se presentaba como el galán idóneo de filmes vodevilescos, impregnados de un cierto romanticismo en sus tramas. En cierto modo, tales son las tres líneas fundamentales seguidas por la comedia posterior. De hecho, la tradición de Mae West se ha mantenido en la actualidad, cada vez menos matizada y elegante, en producciones con un claro matiz erótico. La comedia alocada y verbal de los Marx fue incluso intelectualizada por humoristas como Woody Allen en obras como El dormilón (Sleeper, 1973) y Annie Hall (1977). Y la comedia romántica y festiva que en otro tiempo dirigieron cineastas como Leo McCarey -Sopa de pato (Duck Soup, 1933)- y Preston Sturges -Las tres noches de Eva (The Lady Eve, 1941) y Los viajes de Sullivan (Sullivan’s Travels, 1941)- se mantiene en la actualidad, si bien con una dosis inferior de talento en los diálogos.

En el desarrollo de la comedia cinematográfica desempeñaron una función destacada el alemán Ernst Lubitsch, especialmente con La viuda alegre (The Merry Widow, 1934) y Ser o no ser (To Be or not To Be, 1942), y el austríaco Billy Wilder, director entre los más grandes, con excelentes títulos como Sabrina (1954), Los caballeros las prefieren rubias (Some Like It Hot, 1959) o El apartamento (The apartement, 1960), que llevaron al cine estadounidense el ritmo incansable del vodevil centroeuropeo. Progresivamente trivializado y cada vez más pueril, el cine de comedia de las últimas décadas ha recogido su principal inspiración de la pequeña pantalla. De ahí que, por ejemplo, el cine de los ochenta se caracterizase por la presencia de cómicos procedentes de la televisión, como Steve Martin, Richard Pryor, Chevy Chase, Dan Aykroyd, Eddie Murphy, John Belushi, John Candy y Bill Murray.

Como sucede con otros géneros cinematográficos, la comedia se ha entremezclado con otras tendencias temáticas y hoy está ligada a producciones de género aventurero donde no escasean las situaciones cómicas

Alabados por los surrealistas, quienes veían en ellos al más puro ejemplo de la anarquía y el absurdo, los hermanos Marx constituyeron un frente de batalla cómico que se desarrolló en Hollywood durante los treinta y cuarenta. Sus diálogos corrosivos y la desenfandada narrativa de sus filmes antecedieron, por dos décadas, al teatro del absurdo de Ionesco y Beckett y a la revolución narrativa de la Nueva Ola.

Sopa de pato es el filme más desaforado de la primera etapa de los hermanos Marx en el cine. Esta comedia apuesta por el absurdo desde su título -el más heterodoxo de todos los que filmaron- y convierte a lo que parecería ser una crítica a los totalitarismos en una parodia de los convencionalismos del propio género.

Contrario a lo que pudiera pensarse, el humor ácido de los hermanos Marx no siempre encontró eco entre el público y la crítica de su tiempo. De hecho, el estilo de Héroes de ocasión se contrapone totalmente al humor conformista típico de cómicos más amables como Los Tres Chiflados o el Gordo y el Flaco, quienes reinaron en la taquilla durante aquellos años.

El fracaso taquillero de sus filmes en la Paramount condujo a los hermanos Marx a aceptar un contrato en la Metro, en donde su humor fue domesticado. Sin embargo, esta aparente incomprensión no detuvo a los geniales cómicos, quienes invadieron la radio y la televisión con su locura.

El cine de los hermanos Marx fue redescubierto durante los años sesenta y rápidamente alcanzó estatus de culto. Groucho, el más popular de los hermanos, se convirtió en un ícono de la cultura popular estadounidense de este siglo. Su espectacular agudeza verbal fue retomada por otro neoyorquino judío, Woody Allen, quien le rindió un sentimental homenaje a Sopa de Pato en su filme Hanna y sus hermanas (1986).
  







volver a la programación.